Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés.
Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
 

¿Cómo planificar el menú semanal?

A partir del año el niño ya come prácticamente de todo. Empieza un periodo de consolidación de los hábitos alimentarios y de adaptación a nuevos sabores. Variando su dieta es más fácil cubrir las necesidades nutritivas y conseguir el equilibrio alimentario, a lo largo del día y de la semana, factor decisivo para lograr un estado de salud y un ritmo de crecimiento y desarrollo óptimos.

La planificación de menús no necesita un cálculo exacto de calorías y de nutrientes. Una manera sencilla de asegurar el equilibrio alimentario es procurando que el niño coma de todo y en la cantidad adecuada. Es muy práctico elaborar una plantilla semanal y repartir los alimentos a lo largo de las distintas comidas y de todos los días de la semana.

  • Algunos alimentos como frutas, verduras y hortalizas deben comerse a diario. Ofrece al niño fruta fresca como postre habitual y usa las verduras como plato principal o guarnición. También de consumo diario es el aceite de oliva, añadido en ensaladas, cremas o purés.

 

  • Arroz, pasta y patatas se comen 3 – 4 veces por semana, alternados con las legumbres que tienen un consumo recomendado de 2 – 3 veces por semana.

 

  • Carnes y pescados se comen 3 – 4 veces a la semana, mientras que los huevos se dan 2- 3 veces.

 

  • Los lácteos son de consumo diario, no solamente en forma de leche sino también sus derivados yogurt, queso, requesón y otros productos. Se pueden incorporar a bechameles, gratinados, croquetas…

 

  • No olvidemos los frutos secos, son un buen complemento con un alto valor nutritivo y es bueno estimular su consumo en meriendas y postres.

¿Y el pan? Se puede comer cada día, en muchos hogares hay costumbre de comer pan con las comidas, pero mejor dejar la mayor cantidad para desayunos y meriendas.

La cena debe prepararse en consonancia con la comida del mediodía. Es interesante conocer el menú de la guardería o colegio y complementarlo en casa. Por ejemplo, no repetir huevo por la noche si ya se ha comido al mediodía.

Haz la dieta lo más variada posible y prepara la comida con imaginación. Recuerda que los niños imitan a sus padres, de ahí la importancia de vuestra colaboración y esfuerzo. Todo ello repercutirá en los hábitos alimentarios de toda la familia.

Para mayor información, pueden leer los siguientes posts: El desayuno ideal del preescolar; ¡Empieza el día con energía!; Comer en el coleLa merienda de los peques;  La dieta mediterránea en el niño; Más sobre la dieta mediterránea y la ración alimentaria.

Dejar un comentario

Escribe aqui el código de arriba *

Current month ye@r day *